lunes, 3 de noviembre de 2008

Octavio.


Con la lectura de Octavio Paz me pasa lo mismo que con la de Ortega y Gasset: de haber escrito menos (cuánto?) y con una menor fe en las palabras, serían más amables.
Conferencistas, comentadores, al escribir deben haber tenido en mente al público que tendrían en frente.
Quizás el problema no es la cantidad de páginas por tema ni la fruición ni el sobajeo de las palabras, sino la cantidad de temas, la dispersión.
Si se me permite (‘...pero claro!’): su problema es la propensión a hacer la antropología de todo.
No es menos cierto que antropologizar rinde sus frutos, por ejemplo, al pensar sobre la literatura hispanoamericana o la religiosidad mexicana, pero no –nos parece- al hablar del arte surrealista o el teatro experimental.
Por otra parte, yo no sé lo que es, en estricto rigor, un blog.

.

Braulio Musso

4 comentarios:

sultán dijo...

..un recorrido simple;
una avenida con tiendas, shoperías, letras (evidentemente..) y pasos musicales. Me refiero a que tiene ritmo y vida. También podríamos decir que tiene un sentido (aunque no falta el contrasentido) y un nombre: como 'Gran Avenida'.
Generalmente el nombre tendrá algo que ver con un hito o a la memoria de alguien. Tambien sintetizar a la 'calle' con un nombre, implica abrir una brecha estigmatizante en el tiempo; donde se olvida y se recuerda con facilidad o dificultad.
Caminar en las palabras podríamos decir que es melancólico por cierto, en tanto uno está incapacitado para pasado o futuro; pero de todos modos ahí están.
Tiene locos que escriben huevadas, como yo, que van como a una plaza circundante a parafrasear. Existe espacio para la retórica tambien y ah, eso.
Las calles son comunitarias, o si no intenta apoderarte de una; o los invasores transitorios o las fuerzas blasfemarán sobre tu sagrada misión. Por cierto, exagerado.
Es decir que no es tuyo, porque se tiene que tener mente que hay público transitorio o constante; que responde o simplemente pasa de largo.
En qué iba?

braulio musso dijo...

Inapreciable Cercano, Sultán de Estilo Democrático:

si usted dice 'plaza circundante' nosotros vemos, en efecto, una plaza circundante, y eso es
una magia realista de la mejor calaña.
Nos llegan informaciones alarmantes y grotescas desde Santiago de Chile, pero yo y Los Muchachos, nos consolamos recibiendo misivas más verdaderas con hechos reales, entre ellas la de usted aquí bendecida.
Nos aferramos a la Realidad, es nuestra última misión en estas tierras extrañas.
La Realidad de Vuestras Palabras y su significancia es la Realidad en medio de la ficción del Racismo Descontrolado, Las Perdidas Hegemonías que siguen reclamando la vida de gentes que irán a parar a algún documental...
El día se anuncia bravo,
buena suerte,
Congrio Frito.

Anónimo dijo...

yo la primera vez que lo leì pensé que era un abuelito de ojos llorosos

braulio musso dijo...

Lágrimas de viejos?
Puede ser.
Neil Young insiste en dignificar 'el café del abuelo'.